En México a partir de abril 4 entró en vigor una cambio radical a la normatividad que regula el sector asegurador y afianzador: LA NUEVA LEY DE INSTITUCIONES DE SEGUROS Y FIANZAS y con ello luego de que la última ley databa del año de 1935, esta legislación viene a ponernos de lleno en un nuevo marco de acciones y responsabilidades para que todo el sector se meta de lleno en el marco de SOLVENCIA II y con ello cambios en los capitales de garantía, el gobierno corporativo y la transparencia de las instituciones y así todos los que trabajamos en el sector asegurador y afianzador vendrán a impactar la forma en que se hacen negocios de seguros y de fianzas en nuestro país.

Con respecto a los agentes de seguros personas físicas y morales (agentes y corredores en España), las nuevas disposiciones en las leyes secundarias que implementan la ley y que acá denominamos CIRCULAR UNICA DE SEGUROS Y FIANZAS, contemplan algunos cambios y evoluciones en materia de transparencia, comunicación y responsabilidades de los agentes hacia las instituciones y los consumidores, que observándolos positivamente tenderán a diferenciar al canal de los demás (banca, internet y seguro directo) y uno de los principales cambios es el que pone de nuevo de manifiesto la obligación de poner por escrito ante los clientes algunas de las principales obligaciones legales y con ello la oportunidad ¡DE ORO! de que al haber la necesidad de esta entrega, los asesores puedan poner por escrito SUS SERVICIOS que son justamente lo que hace la diferencia con los demás canales.

CRÓNICA DE UNA DISPOSICIÓN ANUNCIADA

Fue hace unos diez años que luego de llegar de unos viajes por el mundo, comencé a escribir en el periódico EL ASEGURADOR, en mi columna VISIÓN EMPRESARIAL sobre la idea de que los asesores de seguros y de fianzas, comenzaran a poner por escrito al entregar sus pólizas a los clientes, un escrito simple o un folleto en el que pusieran de manera tangible, sus servicios principalmente en materia de ASESORÍA PARA LA CONTRATACIÓN, PARA LA CONSERVACIÓN, PARA EL CASO DE SINIESTROS Y RECLAMACIONES Y SUS VALORES AGREGADOS (conocimientos en contabilidad, finanzas, riesgos, etc.) para que los consumidores verificaran que comprar una póliza por medio de un asesor NO ES LO MISMO que por otros canales.

Ha sido ardua la tarea de convencer a miles de asesores en mi patria de la conveniencia de esta estrategia, ya que al no ser algo obligatorio y requerir de una inversión adicional por parte del agente, pues en muchos casos pasaba a segundo plano, ocupándose el asesor de más bien entrar en la guerra de precios por las coberturas en vez de ocuparse de agregar valor y diferenciarse de los otros canales, dejando claro que aquel que adquiere una póliza por medio de un agente/mediador/productor, está adquiriendo DOS PRODUCTOS, por un lado la póliza que le cubre el riesgo (que emite la entidad aseguradora) y por el otro el SERVICIO DE ASESORÍA que le garantiza al cliente en los cuatro momentos mencionados (contratación, conservación, reclamación y cambios), el NO SENTIRSE SOLO frente a la entidad aseguradora o afianzadora, sino más bien cuidado, protegido y acompañado e>n la serie de trámites que para la elección, compra, mantenimiento, cambios y siniestros o reclamaciones, le puedan venir en el presente y futuro.

Hoy desde el día 4 de abril en México… “TODO CAMBIÓ”, pues poco a poco al principio con incredulidad y desgano en algunos, pero con mucha pasión y deseos de competir en otros, esta norma va a cambiar la forma en que el asesor es percibido por su cliente.

UNA TAREA PANAMERICANA TAMBIÉN

Conversé alguna vez en Argentina con el buen amigo Luis Ross quien en ese entonces era el presidente de la WFII (World Federation of Insurance Intermediaries) y lo hicimos en el marco del congreso BUESEG 2010 en Buenos Aires, Argentina. En esa reunión de asesores de todo el mundo se debatía sobre las formas de defender al canal de agentes de la embestida brutal de la tecnología, el internet, los comparadores y los acuerdos bancarios para la distribución del seguro en todo el mundo.

Recuerdo que tuve el gusto de obsequiarle la primera impresión de mi libro VISIÓN EMPRESARIAL PARA AGENTES DE SEGUROS Y DE FIANZAS y comentamos en las amables reuniones que la implementación de una medida de tal naturaleza en las leyes de los diversos países, bien podría contribuir a la diferenciación y orgullo de los asesores de todas las latitudes.

Pues bien mi amigo Luis… México pone el ejemplo, ahora dependerá de nosotros, todos los responsables de la difusión y aprovechamiento comercial de esta medida, que entremos en una nueva era en la diferenciación del servicio que se recibe por parte del asesor.

He seguido y visto con mucha alegría que los diversos colegios de las provincias Españolas y por supuesto su consejo general, así como la AAPAS (Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros) en sus mensajes de redes sociales, siguen en la batalla por hacer notar la diferencia de contar con un seguro por medio de un asesor/agente/mediador/productor (según sea el caso) y con ello seguir formando emprendedores y empresarios que sirven a su patria por medio de la asesoría a aquellos que necesitan tener la protección que brinda un seguro o una fianza.

Bienaventurados seamos los Mexicanos, que hoy podemos compartir con los colegas del mundo hispano, los frutos de esta nueva ley que promueve el lugar y al papel que el asesor merece. Ya tendremos la oportunidad de visitarles para compartir las mejores prácticas, estrategias y resultados al respecto.

ESTA VOZ NOS UNE: UN SEGURO SIN ASESOR/MEDIADOR/PRODUCTOR… “NO ES LO MISMO”

Siendo así, no me queda más que seguir afirmando a toda voz que la asesoría que pone al alcance del cliente un agente/mediador/productor, hoy puede ser más TANGIBLE, útil y servir para muchos procesos comerciales a los que lo pongan en práctica inmediata.

Acá en nuestras tierras agradezco profundamente el apoyo que ha dado a este Quijote que les escribe el Dr. Carlos Olascoaga Villanueva en su calidad de Presidente de la AMASFAC y a todo su consejo directivo y colaboradores administrativos, así como a todos los presidentes de las secciones (colegios) en toda nuestra patria para hacer camino al andar y dar a conocer esta buena nueva para posicionar el papel del asesor AMASFAC y así atraer y extender la filosofía del gremio (colegiación), por todos los rincones de México.

La puesta por escrito de los servicios del asesor es además una herramienta ideal para entrar a las redes sociales y dar a conocer la diferencia que hace un seguro vendido por un asesor que el que se compra sin asesoría en otros canales, pues hoy es innegable que las redes sociales unen al mundo y acercan a hermanos en las nobles causas.

Sea espero bien recibida esta misiva que hoy lanzo a la comunidad Hispanoamericana para seguir en el camino y compartir los avances que los Mexicanos estamos deseosos de comunicar al resto del mundo. Tenemos una nueva ley, tenemos nuevos horizontes, y mucho que compartir con los hermanos de Iberoamérica. Recordemos que…

 

UN SEGURO SIN ASESOR… ¡NO ES LO MISMO!