Prestar un servicio de calidad sin distingo a todos nuestros clientes, con la premisa de que un cliente satisfecho recomendará nuestros servicios a otra persona produciendo un efecto multiplicador.